¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es un sistema médico clínico terapéutico eficaz, carente de peligrosidad, y el de más fácil adquisición en en mercado de medicamentos en la actualidad.​

La homeopatía como sistema médico terapéutico, estimula los procesos de defensa y autorregulación del organismo, mediante la administración de dosis muy pequeñas de sustancias naturales provenientes de los reinos vegetal, mineral y animal.

 

Es un sistema seguro, suave y natural de curación que trabaja en el cuerpo para aliviar los síntomas, restaurarse, y mejorar su salud en general. Es muy seguro de usar, incluso con niños muy pequeños o animales domésticos , no tiene ninguno de los efectos secundarios de muchos medicamentos alópatas tradicionales, es muy asequible , está hecho a partir de sustancias naturales , y está regulado por numerosas organizaciones.

 

Los medicamentos homeopáticos  son preparados por laboratorios especializados que utilizan un cuidadoso proceso de dilución, potenciación y sucusión.  Los experimentos de laboratorio han demostrado en repetidas ocasiones que las sustancias preparados homeopáticamente pueden producir efectos biológicos de sanación.

 

Esta diciplina se rige por leyes filosóficas y biológicas, conocidas y comprobadas experimentalmente desde hace más de 200 años. De allí que en la actualidad sea reconocida oficialmente por los gobiernos de países como Inglaterra, Bélgica, Hungría, Estados Unidos, Argentina, España, Rusia, Francia, Alemania, India, Brasil, Chile, Costa Rica, y  México, entre otros.

 

La homeopatía es eficaz para prevenir y tratar tanto enfermedades agudas (gripe, tos, diarrea, crisis de migraña, contusiones etc.) como crónicas (alergia, dermatitis, asma, afecciones reumáticas, ansiedad etc.), en infecciones de repetición (garganta, oídos, ginecológicas, urinarias….), e incluso en cuidados paliativos (control de síntomas como dolor o estreñimiento y alivio de efectos secundarios como las nauseas de la quimioterapia...).

 

En homeopatía, y especialmente en enfermedades crónicas, el objetivo es ir más allá del alivio de los síntomas que van apareciendo, se busca ayudar al paciente a restablecer globalmente su equilibrio natural. Para ello, el médico homeópata en la consulta tendrá en cuenta, además de los síntomas o problemas de salud que presenta el paciente, su constitución física y su forma de reaccionar y sensaciones frente a la enfermedad, además de factores de mejoría o de empeoramiento. Por eso se dice que el tratamiento, en homeopatía, es más individualizado.

 

Además, estos medicamentos tienen la ventaja de que en general, no presentan contraindicaciones, interacciones medicamentosas ni efectos adversos relevantes relacionados con la toma del medicamento, por lo que se recomiendan habitualmente para todo tipo de pacientes, incluso niños, embarazadas y enfermos polimedicados.

 

Cada vez es más frecuente encontrar estudios alrededor de esta ciencia, validados por instituciones tan importantes como la Organización Mundial de la Salud. De allí que se estime que 500 millones de personas la utilicen en todo el mundo.

 

Sus orígenes y principios que la rigen.

 

El principio de tratar "lo semejante con lo semejante", se remonta a Hipócrates (460- 377BC), pero en su forma actual, la homeopatía ha sido ampliamente utilizada en todo el mundo durante más de 200 años.

 

Fue desarrollada por un médico alemán, Samuel Hahnemann, quien, sorprendido con las prácticas médicas duras de su época, buscó una manera de reducir el lado dañino de los efectos asociados con el tratamiento médico. Empezó a experimentar en sí mismo y un grupo de voluntarios sanos, dando dosis medicinales más y más pequeños, y se ha encontrado que, además de reducir la toxicidad, los medicamentos realmente parecían ser más eficaz cuanto menor era la dosis.

 

También observó que los síntomas causados ​​por los "medicamentos" tóxicos como el mercurio, eran similares a los de las enfermedades que se trataban con dicha substancia. Esto lo condujo al principio que él describió como "lo semejante se cura con lo semejante". Hahnemann llegó a documentar su trabajo, y sus textos formaron los cimientos de la medicina homeopática como se practica hoy en día.

 

La cual acutalmente consiste en dar al enfermo dosis bajas o infinitesimales de la sustancia, que administrada a dosis altas y a sujetos sanos, provoca en ellos síntomas semejantes o parecidos a los del enfermo.